I’m ConnectingChemistry

”Tuve la suerte de que mi padre me guiara hasta una empresa que lleva la sostenibilidad en su ADN - Brenntag. En Chile, especialmente, tenemos unos paisajes naturales espectaculares, que quitan el aliento, literalmente a la vuelta de la esquina. Mantener este milagro de la naturaleza a salvo e intacto es una de las principales preocupaciones para mí y para todos los que formamos Brenntag. La manipulación de productos químicos entraña una enorme responsabilidad, no solo en relación con nuestros empleados, sino también con la sociedad en su conjunto.

Como supervisor de planta, soy el encargado de conectar todos los aspectos de la sostenibilidad en mi trabajo diario. Lo que quiero conseguir junto con mi equipo es poner siempre en primer lugar la seguridad, la calidad y el medio ambiente en nuestras acciones. Estoy orgulloso de trabajar en una empresa que tiene claras sus prioridades cuando se trata de algo tan importante como la sostenibilidad.”

Entrevista a Marco Riquelme sobre su trabajo en Brenntag

"Cuidar de nosotros mismos cuidando nuestro medioambiente"

Marco Riquelme lleva 20 años en Brenntag Chile y conoce la empresa de memoria. Trabaja como supervisor de planta y jefe de la brigada de emergencia en la planta de Santiago de Chile, y asume con mucha seriedad su responsabilidad en materia de seguridad hacia su equipo y el medioambiente en general. Pensar en la sostenibilidad y actuar según sus principios son la base de su trabajo diario.

Marco, ¿cómo ha evolucionado tu carrera en Brenntag Chile en los últimos 20 años?

Mi padre fue conductor de camiones toda su vida; trabajó durante 25 años transportando productos para Brenntag Chile. Cuando yo estaba en el colegio, me contaba historias de su trabajo y los riesgos de los productos que aquí se manipulan. Para mí, él era un superhéroe que vivía día a día enfrentando el peligro y, sin embargo, regresaba a casa sano y salvo. Yo lo admiraba y quería ser como él. Así que, cuando tenía 19 años y se presentó la oportunidad, fui a la oficina de la empresa y pasé el proceso de selección.

En Brenntag comencé dedicándome principalmente a tareas de limpieza; luego, rápidamente me convertí en operador júnior de la planta de llenado de bidones y, después de eso, pasé a ser operador sénior de planta en la estación de camiones.

Continué hasta ser supervisor de bodega y, posteriormente, supervisor de patio. Como puede ver, trabajé en todas las áreas de operaciones antes de ascender a mi puesto actual como supervisor de planta. Ahora soy responsable de la planificación, la ejecución y el control de varias actividades, como la planta de llenado de contenedores, la carga y descarga de camiones a granel y mezclas vegetales. Sin embargo, mi responsabilidad es, sobre todo, garantizar la seguridad y la integridad de mi equipo. Este se compone de dos personas en la planta de mezclas y combinaciones, tres en la estación de camiones y ocho en la estación de llenado de bidones. Además, también soy jefe de la brigada de emergencia interna. Como supervisor de planta, es mi deber vincular a mi trabajo diario todos los aspectos relacionados con la sostenibilidad.

¿Cuál dirías que es la mejor parte de tu trabajo?

Por lejos, la mejor parte de mi trabajo es trabajar con el equipo que lidero. Mi equipo me apoya y acompaña en todo lo que hago, y siempre lo hace con alegría. Es un equipo donde todos se cuidan y motivan los unos a los otros. Todos pueden aprender el uno del otro. Mi jornada comienza temprano en la mañana, cuando me reúno con mi equipo para la charla CASA* de cinco minutos.

En esta charla, que doy antes de comenzar a trabajar, trato temas sobre calidad, seguridad o medioambiente que sean pertinentes para el trabajo previsto del día. Como jefe de equipo, es mi responsabilidad que cada uno llegue a su hogar sano y salvo cada día y, por eso, pongo mucho énfasis en nuestro programa CASA y el cumplimiento de cada uno de sus mensajes fundamentales. Pensar en la sostenibilidad y actuar de acuerdo con sus principios son la base de mi trabajo diario.

El medioambiente es parte de la sostenibilidad. ¿Por qué crees que es importante que Brenntag se comprometa con la protección medioambiental?

Porque, para todos nosotros, la protección medioambiental es importante cuando se trata de trabajar con el tipo de productos que manipulamos. Una empresa que destruye el medioambiente se destruye a sí misma; una sociedad que destruye el medioambiente se destruye a sí misma. El medioambiente nos permite vivir; por lo tanto, cuidarlo es una responsabilidad de todos. Sin esta preocupación en mente, Brenntag no podría ser una empresa sostenible, especialmente si consideramos la naturaleza peligrosa de los productos químicos con los que trabajamos.

¿Cómo describirías la conciencia medioambiental de Brenntag en Chile y qué ejemplos de ello se pueden ver en la planta de Santiago?

La actitud de Brenntag Chile hacia la protección medioambiental es un claro compromiso con el respeto, el cuidado y la evaluación de nuestro medioambiente, a fin de optimizar el uso de los recursos naturales, prevenir la contaminación y reducir al máximo el impacto medioambiental. Esto nos insta a cuidar de nosotros mismos cuidando nuestro medioambiente. Esta actitud es un componente que se encuentra muy integrado en nuestras actividades.

Hoy en día, por ejemplo, sería impensable tirar papeles o desechos reciclables en un vertedero. Todos nosotros tratamos de reducir al máximo el uso de los recursos naturales, así como de la energía. Si, por ejemplo, usted deja las luces de su oficina encendidas por mucho tiempo, alguien le llamará la atención e incluso las apagará por usted. Nosotros ponemos en práctica el principio llamado "3R": reducir, reutilizar y reciclar, que consiste, por ejemplo, en generar menos residuos, consumir menos agua o energía, así como reutilizar contenedores y reciclar palets, plásticos, vidrio y papel.

Hace algunos años, incluso instalamos un panel solar para calentar el agua de las instalaciones sanitarias de nuestros conductores.

Otro componente esencial de la sostenibilidad es la seguridad. ¿Qué puedes decirnos al respecto?

Para mí, este es el valor fundamental más importante de Brenntag que debemos conservar y cuidar día a día y en cada actividad. Me enorgullece liderar nuestra propia brigada de emergencia interna y contribuir a que Brenntag en Santiago sea un lugar seguro para trabajar.

Estoy muy consciente de la responsabilidad que tiene mi equipo de garantizar que todos lleguemos a nuestros hogares sanos y salvos cada día. Todos en nuestra planta en Santiago creemos que en todos los sitios de Brenntag en el mundo los empleados tienen interiorizado el valor "seguridad ante todo", lo que me hace estar muy orgulloso de trabajar en esta empresa.

El sitio en Santiago se encuentra muy cerca de un barrio residencial. ¿Brenntag Chile participa en algún trabajo comunitario?

Invitamos regularmente a nuestros vecinos a las reuniones de preparación de emergencia en el marco de nuestros simulacros anuales de emergencia. Ellos pueden ver cómo trabaja nuestra brigada, recorrer nuestras instalaciones y aclarar cualquier preocupación que tengan acerca de ser vecinos de una gran planta de distribución de productos químicos.

Creo que es muy importante que, como empresa, seamos un miembro responsable de la comunidad. Además, llevamos varios años trabajando en un proyecto de responsabilidad social con un colegio cercano. Este es un gran proyecto que nuestro equipo CASA ha coordinado de forma exitosa: ofrecemos asistencia técnica y financiera al colegio para que organice un curso técnico de operador químico para sus jóvenes estudiantes.

El programa del colegio incluye una especialización en laboratorios químicos. Todo esto comprende un sistema de educación dual, donde dos estudiantes vienen a nuestra planta dos días a la semana durante sus dos últimos años de colegio para adquirir experiencia práctica. Además, todos los estudiantes están invitados a visitar nuestra planta con sus profesores en un día de paseo; así, aprenden más sobre nuestro quehacer. Todo esto los ayuda a mejorar sus conocimientos y a incrementar su nivel de empleabilidad cuando terminen el colegio. Brenntag ha contratado regularmente a varios de estos estudiantes.

Marco, ¿qué significa para ti "Connecting Chemistry"?

Para mí es muy importante que no solo vendamos productos químicos, sino que también sirvamos a nuestros clientes. Esos clientes fabrican los productos para nuestro propio consumo; por lo tanto, al final del ciclo, todos somos nuestros propios clientes. "Connecting Chemistry" consiste en conectarnos con nosotros mismos. Personalmente, yo contribuyo con mi liderazgo, mi responsabilidad y mis valores, y con ser un agente multiplicador de los principios de Brenntag.

Trato de garantizar que nuestro equipo comparta los valores de la empresa y de que se esmere en prestar el mejor servicio posible a nuestros clientes.

*CASA: Calidad, Seguridad & Salud y Medioambiente (el equivalente para Latinoamérica del programa QSHE de Brenntag)

Ficha informativa: Marco Riquelme

Ciudad de origen:

Santiago de Chile

Edad:

38

Vida privada:

Soy el mayor de 4 hermanos, 3 hombres y una pequeña dama. Tengo la gran fortuna de tener padres maravillosos. Vivo con mi novia hace 3 años, una hijastra que es la alegría de nuestro hogar, es como si ella fuera mi hija, logramos crear un hogar maravilloso. Juntos formamos una hermosa familia, "una gran manada"

Educación:

Técnico en construcciones metálicas, técnico en emergencias con Materiales peligrosos.

Carrera en Brenntag:

Cuando me incorporé a Brenntag, comencé dedicándome principalmente a tareas de limpieza; luego, me convertí en operador júnior de la planta de llenado de bidones; más tarde, pasé a ser operador sénior de planta en la estación de camiones; posteriormente, fui supervisor de bodega y, por último, supervisor de patio.

Me ascendieron a supervisor de mantenimiento en la planta de Santiago y, finalmente, a mi puesto actual como supervisor de planta de la estación de llenado, incluidos los servicios de planta, a granel y de mezclas y combinaciones. Además, soy jefe de la brigada de emergencia interna.

Infancia:

A pesar de que nuestros recursos eran escasos, considero que tuve una infancia feliz, siempre acompañado de un balón de fútbol, un gato y un perro. Hasta el día de hoy, siempre me detengo en todas partes a acariciar a cualquier perro o gato que se me cruce por la calle, me encantan los animales. Soy de la generación que jugaba en la calle, en el parque o en la casa con amigos, de esos que jugaban a ser súper héroes y que llegaban a casa sucios al final del día.

Soy de la generación que no tenía Smart phones, Nintendo, video juegos o computadores, todo lo resolvíamos con nuestra imaginación.

Tiempo libre:

Me gusta practicar deportes, como jugar fútbol o trotar, y también ir al cine y al teatro. Si bien últimamente el tiempo es limitado, llevo varios años como voluntario en la Cruz Roja, donde coordino campamentos de verano para jóvenes en Chile.